Pie Diabético: Una guía fácil para prevenirlo y los métodos para revetirlo.


El pie diabético es un tema muy frecuente y muy temido entre las personas que padecen diabetes, éste problema es causado por niveles elevados de azúcar en sangre, por ello, para poder comenzar a explicar el pie diabético, explicaremos primero un poco sobre qué es la diabetes y cómo afecta a nuestro cuerpo.

La diabetes es una enfermedad en la cual, debido a distintas causas, el cuerpo no puede regular la cantidad de azúcar que hay en la sangre, ocasionando concentraciones muy elevadas.

pie diabético

En términos generales la diabetes se produce por una mala producción de insulina por parte del páncreas, o bien porque, aunque la insulina esté presente, las células se vuelven resistentes y ésta no funciona correctamente, o finalmente por una mezcla de ambos factores.

Independientemente de cuál sea la causa, los niveles elevados de azúcar en la sangre ocasionan daños a los nervios y vasos sanguíneos del cuerpo a medida que pasa el tiempo.

pie diabético

Al dañarse los nervios:

a. El principal síntoma es perder sensibilidad en los pies, con ello comienzan a mostrarse cambios en la forma de caminar, es decir la marcha se altera

b. Al caminar distinto, se desarrollan callos, ya que al apoyar los pies en el piso ya no se siente la forma en que se hacía normalmente.

c. Aunado a la neuropatía (enfermedad del sistema nervioso) se deforman los pies.

El daño de los vasos sanguíneos se presenta:

a. Cuando se deposita calcio alrededor de éste, lo cual le provoca endurecimiento, y es entonces cuando ya no puede regular la cantidad de sangre que envía hacia la extremidad.

b. Se acelera un proceso llamado arterosclerosis, en el cual se presenta obstrucción en el flujo sanguíneo, provocando que los tejidos de la extremidad ya no pueda recibir el oxígeno, los nutrientes, las células de defensa contra infecciones y las células que permiten el cierre de heridas, para poder mantenerse saludable y con vida.


pie diabético

El problema del pie diabético es que muchas de las personas que lo padecen, no lo saben. No saben que su pie no les va a avisar cuando algo lo esté lastimando, no saben que los vasos sanguíneos de sus piernas se van cerrando cada vez más, no saben que el pie se deformará lentamente y que terminará en debilitar su estructura y su capacidad para tener una caminata normal.


Llegar al diagnóstico de pie diabético una vez que se presentan complicaciones como heridas, infecciones o pérdida del tejido es bastante fácil, sin embargo, el objetivo debe ser en un principio evitar la aparición y progresión de estas alteraciones.


Entre las principales complicaciones están las heridas que no cicatrizan rápido, infección de heridas, úlceras y en casos extremos la muerte de la extremidad y por ello su amputación.

pie diabético